CEPLAN: “Invertir en la educación de los niños es la mejor forma de evitar que la pobreza se herede”


thumb image


25 junio, 2013

El presidente del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), Carlos Anderson Ramírez afirmó que la mejor inversión para evitar que la pobreza se herede en el país, es invertir en la educación de los niños del Perú. “Muchas veces las políticas de carácter social como invertir en educación o en infraestructura de largo plazo no tienen los réditos políticos y populares que uno quisiera tener  y sin embargo son consustanciales al avance del desarrollo económico de las naciones”, sostuvo Anderson, quien participó como comentarista en la presentación del Informe sobre Desarrollo Humano 2013 denominado “El ascenso del sur: Progreso humano en un mundo diverso”, documento presentado en la víspera por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Para Anderson Ramírez otro aspecto a destacar en el informe es la concepción del estado desarrollista. A lo largo de la historia, hemos visto que los mayores avances en el tema se dan en aquellos países donde el Estado actúa de manera activa en búsqueda no sólo del crecimiento sino cuando, además, entiende la importancia de generar desarrollo y decide invertir en el bienestar de los ciudadanos.

“Es importante apartarnos de esta discusión de un estado minimalista y caminar con alegría hacia la concepción de un estado que promueva el desarrollo económico”, enfatizó Anderson.  

El titular del ente planificador, mostró su satisfacción por ver como se ha rescatado de la pobreza a cientos de millones de personas en el mundo. De ese modo, resaltó la forma como el informe enfatiza la visión multidimensional que se le otorga a la definición de pobreza.  

Las diferencias entre la visión unidimensional monetaria de la pobreza y la visión multidimensional en los países con mayor ingreso casi no existen. Mientras que en países, como el nuestro, la diferencia entre la visión unidimensional y multidimensional de la pobreza es bastante grande, la brecha resulta importante porque puede ayudarnos  a  mirar el vaso medio vacío y medio lleno.  Quienes lo ven menos lleno dirán hay menos pobres, desde el punto de vista estadístico, monetario, menos gente viviendo con US$ 2 al día y quienes lo ven medio vacío, lo verán como un reto.

El IDH, que es parte del Informe de Desarrollo Humano 2013, titulado El ascenso del Sur, revela que millones de personas salieron de la pobreza entre 1990 y 2012. Esta medición evalúa el nivel de desarrollo de un país tomando en cuenta indicadores del nivel de vida (ingreso nacional bruto per cápita), pero también las condiciones de salud (expectativa de vida al nacer) y la educación (años promedio alcanzados y años esperados de educación) de su población. Según el informe, Perú tiene un nivel de desarrollo humano alto, pues avanzó tres posiciones en el ranking entre los años 2007 al 2012, y ocupa el puesto 77 entre 187 países, con un IDH de 0.741,  superior al 0.738 alcanzado en el año 2011. Este indicador implica una esperanza de vida de 74.2 años, 8.7 años promedio de escolaridad y un ingreso nacional bruto per cápita de 9,306 dólares.

El investigador senior de la Oficina de Desarrollo Humano del PNUD, José Pineda, afirmó que Perú se encuentra entre los 40 países con mayor crecimiento en desarrollo humano y dijo que este avance se explica por el rápido crecimiento económico y la aplicación de políticas sociales.

Destacó que desde los años 90, Perú ha sido capaz de mejorar sus niveles de salud y educación y ha logrado avanzar en desarrollo humano gracias a sus esfuerzos por conseguir un equilibrio entre la política económica y la social, que son clave para el desarrollo sostenido.

La Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en el Perú, Rebecas Arias, señaló que hay tres mecanismos impulsores a tomar en cuenta si queremos conseguir un Perú con mayor desarrollo.

El primer impulsor es un Estado proactivo, con visión de largo plazo y capacidad de desarrollar políticas que busquen la articulación y cooperación del sector público y el sector privado para sostener el crecimiento económico. El segundo es el aprovechamiento de los mercados mundiales a través de una integración gradual y sostenida, donde el Estado acompaña al empresariado y a la sociedad en la generación de nuevas competencias. El tercer mecanismo impulsor es la aplicación de políticas sociales efectivas y novedosas, fundamentalmente en educación, salud e infraestructura básica, que permitan apuntalar el crecimiento económico a largo plazo, respaldando el surgimiento de una fuerza de trabajo saludable e instruida.

La Ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli, comentó sobre la presentación del IDH 2013, refiriéndose a las políticas sociales realizadas en el Perú. “Las políticas sociales han cambiado drásticamente, tenemos en el Perú mucho trabajo en materia de desarrollo humano. Aunque nos va bien en promedio, debemos acortar brechas entre ciudadanos. Todas las personas, sin importar donde hayan nacido, ni qué idioma hablen ni qué nivel educativo tengan sus padres, tendrán una oportunidad de salir si se esfuerzan” concluyó.

 

En la presentación del informe participaron la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli; la coordinadora residente de las Naciones Unidas y Representante en Perú del PNUD, Rebeca Arias, el presidente del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), Carlos Anderson y el investigador principal del Foro Nacional Internacional, Francisco Sagasti.

CEPLAN



Diseño optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox 47.0.1+