Recientes
Publicaciones

Últimas Actividades

Array ( [0] => Array ( [tipo] => blog [portfolio] => 211467 [blog] => WP_Post Object ( [ID] => 213421 [post_author] => 6 [post_date] => 2016-08-25 16:05:55 [post_date_gmt] => 2016-08-25 21:05:55 [post_content] =>

Los jóvenes son el futuro del país. Algunos de ellos estudian, otros solo trabajan, un buen grupo ni trabaja ni estudia y otro estudia y trabaja a la vez. Muchas personas en edad escolar o académica se insertan en el mercado laboral motivadas por factores personales, familiares, entre otros; este grupo son los llamados “SíSí”, es decir, jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian, todo lo contrario a los jóvenes que ni trabajan ni estudian denominados “NíNí”. 

Un reciente estudio del banco mundial revela que las cifras de los “NíNí” en la región son motivo de preocupación: 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan; sin embargo, Perú tiene uno de los más bajos porcentajes, lo cual no deja de ser un tema de especial interés. Datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2015 indican que 1.3 millones de peruanos entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan, de los cuales el 86% son “NíNíNí”; ni estudian, ni trabajan ni desean hacerlo, es decir, jóvenes desmotivados que carecen de oportunidades de mercado y que constituyen una importante masa laboral futura propensa a la delincuencia y a la inseguridad social. Lo preocupante en este segmento es que van en aumento al pasar de 16,5% en el 2010 a 19,3% en el 2015, lo cual puede traer consecuencias negativas en la productividad y el crecimiento económico de largo plazo.

Complicada situación de los SíSí en el mercado laboral

Si bien es pertinente monitorear el comportamiento y la evolución de los “NíNí”, también lo es para los jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es positivo el trabajo que realiza un joven, pues contribuye a la acumulación de experiencia y al bienestar de su familia, siempre y cuando no merme su salud y desarrollo personal. Si bien es deseable que un joven a temprana edad se dedique exclusivamente a estudiar, en la práctica muchos de ellos trabajan y estudian a la vez, lo cual no siempre es malo, puede tener efectos positivos cuando el trabajo es estable por un lapso de 20 horas semanales (Mortimer, 2010).

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha destacado la importancia de estudiar a los “SíSí” que representan una importante proporción de la fuerza laboral. Destacan a Perú como uno de los países con mayor proporción de “SíSí” en la región Latinoamericana. Pero, ¿Qué tanto sabemos de los jóvenes “SíSí”? ¿Vale la pena ser un “SíSí”? ¿En dónde están? ¿Qué hacen? ¿Tienen adecuadas condiciones laborales? ¿Cuáles son las perspectivas del futuro?

Datos de la ENAHO del 2015 revelan que en Perú existen 763 mil jóvenes entre 15 y 24 años que Sí trabajan y Sí estudian, de los cuales el 54,0% son hombres y el 46,0% son mujeres. Uno de cada dos “SíSí” tiene estudios secundarios, en mayoría provienen del área urbana y son solteros sin responsabilidades conyugales o carga familiar.

  • Se ocupan en actividades de baja productividad. Los “SíSí” se desempeñan, principalmente, en la agricultura y ganadería (25,6%), servicios no personales (24,4%) y comercio (20,9%), como agricultores, vendedores al por menor, empleados de oficina, artesanos y operarios.
  • Laboran en microempresas o para un familiar sin remuneración a cambio. Casi la tercera parte (32,3%) trabaja en pequeñas unidades productivas de 2 a 10 trabajadores y el 31,3% lo hace para un familiar sin recibir remuneración alguna. El sector público absorbe apenas al 2,7% y el resto se desempeña como independientes o en la mediana y gran empresa.
  • Perciben ingresos insuficientes. El 45,1% de los trabajadores “SíSí” gana por debajo de un sueldo mínimo (S/. 750 en el 2015), 31,6% no tiene ingresos pues labora para un familiar sin recibir una compensación monetaria y solo el 23,4% percibe ingresos por encima del ingreso mínimo vital. 
  • Tienen empleos de baja calidad. El 90,3% de los “SíSí” es informal con contratos de trabajo casi inexistentes: el 78,7% no tiene ningún contrato laboral formal y solo el 21,3% tiene algún contrato que mayoritariamente es a plazo fijo o en formación laboral juvenil.
  • Carecen de acceso a los servicios básicos de seguridad social. El 47,0% de los “SíSí” cuenta con un seguro de salud; sin embargo, un 32,2% no está afiliado a ningún seguro de salud. Peor es la situación en el tema previsional: el 86,6% no está afiliado a un sistema de pensiones.

En general, los “SíSí” en el mercado laboral peruano poseen empleos de mala calidad caracterizados por una baja cobertura en el acceso a los servicios de salud y pensiones con remuneraciones por debajo de un salario mínimo que van asociados a la existencia de una gran proporción de jóvenes con empleos informales en donde la mayoría labora sin contratos laborales.

Una posible explicación es que muchos “SíSí” carecen de habilidades necesarias para encontrar un empleo en el sector formal, por lo que en la mayoría de casos se refugian en puestos de trabajo temporales e inestables en el sector informal. A ello se suma la falta de experiencia laboral y la creciente brecha entre lo aprendido y lo que demandan las empresas. Frente a esta situación ¿Qué hacer?, no solo se requiere dotar de mayores incentivos, formación de habilidades (técnicas y blandas) adecuadas y generar oportunidades de mercado, sino también de mejorar las condiciones y la calidad de sus actuales puestos de trabajo para aprovechar mejor sus posibilidades de desarrollo económico y reducir la pobreza y la desigualdad.

Mayor participación laboral de los jóvenes en el futuro

Las perspectivas para los próximos años (hasta el 2050) revelan una tendencia creciente de la tasa de actividad de los jóvenes peruanos, es decir, un mayor porcentaje de jóvenes conformarían la oferta laboral en los siguientes treinta años. Estimaciones de la CEPAL revelan que la actividad de los jóvenes de 15 a 24 años pasaría de 57,0% en el 2010 a 63,2% en el 2050 y seria incluso muy superior a la participación de los adultos de 30 y más años de edad. 

Si en el presente no se implementan políticas adecuadas para revertir esta situación, se correría el riesgo de no aprovechar la oportunidad del bono demográfico. Por tal razón, impera la necesidad de una transformación en la relación educación-empleo que permita incrementar las oportunidades para los jóvenes basadas en un modelo de aprendizaje adecuado a las exigencias del mercado. El trabajo del futuro es cambiante y se requiere constantemente de una revisión y actualización de contenidos para mantenerse empleable en un mundo cada vez más competitivo.

Descarga el estudio de Los “NiNis” y los “SiSis”: una generación en riesgo

[post_title] => Más de un millón de jóvenes desmotivados para estudiar y trabajar, por Julio Pérez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => mas-de-un-millon-de-jovenes-desmotivados-para-estudiar-y-trabajar-por-julio-perez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-08-25 16:10:03 [post_modified_gmt] => 2016-08-25 21:10:03 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=articulos&p=213421 [menu_order] => 0 [post_type] => articulos [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [articulo] => WP_Post Object ( [ID] => 219096 [post_author] => 6 [post_date] => 2018-07-27 18:34:05 [post_date_gmt] => 2018-07-27 23:34:05 [post_content] => El Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) continuando con la construcción de la visión concertada de futuro se presentó ante el Foro del Acuerdo Nacional (FAN) para dar a conocer el proceso de diálogo de la Propuesta de imagen de futuro que viene desarrollando alrededor de todo el territorio nacional. Esta visión permitirá el alineamiento entre las Políticas de Estado, el Plan Estratégico de Desarrollo Nacional (PEDN)  y las políticas públicas en el territorio. En su presentación, el titular del Ceplan, Javier Abugattás, resaltó el trabajo coordinado que existe entre el ente planificador y el FAN.  En tal sentido, recordó que desde el año pasado, el Ceplan ha iniciado un proceso de diálogo social regional, en alianza con la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza (MCLCP), lo que ha permitido incluir las opiniones y aportes de más de 2000 participantes del Estado, sociedad civil y sector privado. Asimismo, Abugattás informó que para el 2019, se espera contar con una visión compartida y concertada. Luego, se prevé que al 2020, el país cuente con un PEDN actualizado, de acuerdo al plazo que defina el FAN. A su turno, el presidente de la MCLCP, Federico Arnillas, ratificó su compromiso para culminar el proceso de diálogo social en las cuatro regiones faltantes: Apurímac, Huánuco, Lima Provincias y Ucayali. El monseñor Luis Bambarén señaló que los valores, la transparencia, la lucha contra la corrupción y las acciones para hacer frente al cambio climático deben ser incluidos en la Propuesta de imagen. Mientras tanto, la congresista de Alianza Por el Progreso, Gloria Montenegro, manifestó que la igualdad de oportunidades para las mujeres, la educación y el desarrollo regional descentralizado también deberían ser incluidos en la imagen. Además, consideró que para el alineamiento de los objetivos de diversos actores de la sociedad es fundamental, la conformación de grupos de trabajo que concierten una visión de futuro. Como se recuerda, de acuerdo al Decreto Legislativo N° 1088 se constituye el Sistema Nacional de Planeamiento Estratégico (SINAPLAN), como el espacio institucionalizado para la definición concertada de una visión de futuro compartida y de los objetivos y planes estratégicos para el desarrollo nacional armónico, sustentable, sostenido y descentralizado del país. Asimismo, se establece que el FAN actúa como instancia para la concertación de la planificación estratégica nacional. Por ello, es el espacio apropiado para desarrollar el proceso para la socialización, retroalimentación, discusión y concertación de la visión de futuro del país. Finalmente, en las próximas semanas, el Ceplan presentará el informe de seguimiento de las políticas y planes del territorio, con el fin de garantizar la mejora continua del SINAPLAN y además se elegirán los representantes de las agrupaciones del FAN que participarán en los grupos de trabajo para la construcción de la visión de futuro. [post_title] => Ceplan presentó en el Acuerdo Nacional los avances del proceso de diálogo para una visión de país [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => ceplan-presento-en-el-acuerdo-nacional-los-avances-del-proceso-de-dialogo-para-una-vision-de-pais [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-07-30 09:11:19 [post_modified_gmt] => 2018-07-30 14:11:19 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=blog&p=219096 [menu_order] => 0 [post_type] => blog [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [1] => Array ( [tipo] => blog [portfolio] => 106174 [blog] => WP_Post Object ( [ID] => 213421 [post_author] => 6 [post_date] => 2016-08-25 16:05:55 [post_date_gmt] => 2016-08-25 21:05:55 [post_content] =>

Los jóvenes son el futuro del país. Algunos de ellos estudian, otros solo trabajan, un buen grupo ni trabaja ni estudia y otro estudia y trabaja a la vez. Muchas personas en edad escolar o académica se insertan en el mercado laboral motivadas por factores personales, familiares, entre otros; este grupo son los llamados “SíSí”, es decir, jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian, todo lo contrario a los jóvenes que ni trabajan ni estudian denominados “NíNí”. 

Un reciente estudio del banco mundial revela que las cifras de los “NíNí” en la región son motivo de preocupación: 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan; sin embargo, Perú tiene uno de los más bajos porcentajes, lo cual no deja de ser un tema de especial interés. Datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2015 indican que 1.3 millones de peruanos entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan, de los cuales el 86% son “NíNíNí”; ni estudian, ni trabajan ni desean hacerlo, es decir, jóvenes desmotivados que carecen de oportunidades de mercado y que constituyen una importante masa laboral futura propensa a la delincuencia y a la inseguridad social. Lo preocupante en este segmento es que van en aumento al pasar de 16,5% en el 2010 a 19,3% en el 2015, lo cual puede traer consecuencias negativas en la productividad y el crecimiento económico de largo plazo.

Complicada situación de los SíSí en el mercado laboral

Si bien es pertinente monitorear el comportamiento y la evolución de los “NíNí”, también lo es para los jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es positivo el trabajo que realiza un joven, pues contribuye a la acumulación de experiencia y al bienestar de su familia, siempre y cuando no merme su salud y desarrollo personal. Si bien es deseable que un joven a temprana edad se dedique exclusivamente a estudiar, en la práctica muchos de ellos trabajan y estudian a la vez, lo cual no siempre es malo, puede tener efectos positivos cuando el trabajo es estable por un lapso de 20 horas semanales (Mortimer, 2010).

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha destacado la importancia de estudiar a los “SíSí” que representan una importante proporción de la fuerza laboral. Destacan a Perú como uno de los países con mayor proporción de “SíSí” en la región Latinoamericana. Pero, ¿Qué tanto sabemos de los jóvenes “SíSí”? ¿Vale la pena ser un “SíSí”? ¿En dónde están? ¿Qué hacen? ¿Tienen adecuadas condiciones laborales? ¿Cuáles son las perspectivas del futuro?

Datos de la ENAHO del 2015 revelan que en Perú existen 763 mil jóvenes entre 15 y 24 años que Sí trabajan y Sí estudian, de los cuales el 54,0% son hombres y el 46,0% son mujeres. Uno de cada dos “SíSí” tiene estudios secundarios, en mayoría provienen del área urbana y son solteros sin responsabilidades conyugales o carga familiar.

  • Se ocupan en actividades de baja productividad. Los “SíSí” se desempeñan, principalmente, en la agricultura y ganadería (25,6%), servicios no personales (24,4%) y comercio (20,9%), como agricultores, vendedores al por menor, empleados de oficina, artesanos y operarios.
  • Laboran en microempresas o para un familiar sin remuneración a cambio. Casi la tercera parte (32,3%) trabaja en pequeñas unidades productivas de 2 a 10 trabajadores y el 31,3% lo hace para un familiar sin recibir remuneración alguna. El sector público absorbe apenas al 2,7% y el resto se desempeña como independientes o en la mediana y gran empresa.
  • Perciben ingresos insuficientes. El 45,1% de los trabajadores “SíSí” gana por debajo de un sueldo mínimo (S/. 750 en el 2015), 31,6% no tiene ingresos pues labora para un familiar sin recibir una compensación monetaria y solo el 23,4% percibe ingresos por encima del ingreso mínimo vital. 
  • Tienen empleos de baja calidad. El 90,3% de los “SíSí” es informal con contratos de trabajo casi inexistentes: el 78,7% no tiene ningún contrato laboral formal y solo el 21,3% tiene algún contrato que mayoritariamente es a plazo fijo o en formación laboral juvenil.
  • Carecen de acceso a los servicios básicos de seguridad social. El 47,0% de los “SíSí” cuenta con un seguro de salud; sin embargo, un 32,2% no está afiliado a ningún seguro de salud. Peor es la situación en el tema previsional: el 86,6% no está afiliado a un sistema de pensiones.

En general, los “SíSí” en el mercado laboral peruano poseen empleos de mala calidad caracterizados por una baja cobertura en el acceso a los servicios de salud y pensiones con remuneraciones por debajo de un salario mínimo que van asociados a la existencia de una gran proporción de jóvenes con empleos informales en donde la mayoría labora sin contratos laborales.

Una posible explicación es que muchos “SíSí” carecen de habilidades necesarias para encontrar un empleo en el sector formal, por lo que en la mayoría de casos se refugian en puestos de trabajo temporales e inestables en el sector informal. A ello se suma la falta de experiencia laboral y la creciente brecha entre lo aprendido y lo que demandan las empresas. Frente a esta situación ¿Qué hacer?, no solo se requiere dotar de mayores incentivos, formación de habilidades (técnicas y blandas) adecuadas y generar oportunidades de mercado, sino también de mejorar las condiciones y la calidad de sus actuales puestos de trabajo para aprovechar mejor sus posibilidades de desarrollo económico y reducir la pobreza y la desigualdad.

Mayor participación laboral de los jóvenes en el futuro

Las perspectivas para los próximos años (hasta el 2050) revelan una tendencia creciente de la tasa de actividad de los jóvenes peruanos, es decir, un mayor porcentaje de jóvenes conformarían la oferta laboral en los siguientes treinta años. Estimaciones de la CEPAL revelan que la actividad de los jóvenes de 15 a 24 años pasaría de 57,0% en el 2010 a 63,2% en el 2050 y seria incluso muy superior a la participación de los adultos de 30 y más años de edad. 

Si en el presente no se implementan políticas adecuadas para revertir esta situación, se correría el riesgo de no aprovechar la oportunidad del bono demográfico. Por tal razón, impera la necesidad de una transformación en la relación educación-empleo que permita incrementar las oportunidades para los jóvenes basadas en un modelo de aprendizaje adecuado a las exigencias del mercado. El trabajo del futuro es cambiante y se requiere constantemente de una revisión y actualización de contenidos para mantenerse empleable en un mundo cada vez más competitivo.

Descarga el estudio de Los “NiNis” y los “SiSis”: una generación en riesgo

[post_title] => Más de un millón de jóvenes desmotivados para estudiar y trabajar, por Julio Pérez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => mas-de-un-millon-de-jovenes-desmotivados-para-estudiar-y-trabajar-por-julio-perez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-08-25 16:10:03 [post_modified_gmt] => 2016-08-25 21:10:03 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=articulos&p=213421 [menu_order] => 0 [post_type] => articulos [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [articulo] => WP_Post Object ( [ID] => 219091 [post_author] => 6 [post_date] => 2018-07-23 18:59:49 [post_date_gmt] => 2018-07-23 23:59:49 [post_content] => El Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) anunció que cientos de jóvenes a nivel nacional participarán de la encuesta “¿En qué Perú queremos vivir?” y de esa manera ayudarán con sus aportes a la construcción de la Visión Concertada de futuro de país. Esta participación se dará en los talleres regionales de capacitación que se realizarán en el marco del proceso anual de participación de juventudes 2018, organizado por la Secretaria Nacional de Juventudes (SENAJU), los cuales iniciarán en agosto y culminarán en octubre del presente año. En tal sentido, el Ceplan se comprometió a participar en los foros de la Juventud con el objetivo de involucrar y recopilar aportes de la juventud peruana a la Propuesta de imagen de futuro que se fue presentada al Acuerdo Nacional en febrero del 2017. Bajo ese contexto, el Ceplan realizó una capacitación para dar detalles de la metodología y el rol de facilitadores que cumplirá el equipo técnico de la SENAJU con la finalidad de identificar inquietudes y adaptar la metodología al público joven. Durante la capacitación, el especialista del Ceplan, Ángel Gonzales resaltó la importancia de la Visión Concertada para elaborar el Plan Estratégico de Desarrollo Nacional y en la formulación y articulación de las políticas y planes a nivel territorial (nacional, regional y local), sectorial e institucional. Gonzales explicó que para la formulación y actualización de planes, el Ceplan ha desarrollado el “Ciclo de planeamiento estratégico para la mejora continua”, haciendo énfasis en el conocimiento integral de la realidad, así como en la definición del futuro deseado. Finalmente, presentó la Propuesta de imagen de futuro del país al 2030 y el Informe Nacional Voluntario para la implementación de la Agenda 2030 en el Perú. De esta forma, Ceplan y SENAJU se comprometieron en realizar las gestiones necesarias para la consecución de las actividades planteadas en el marco del Proceso Anual de Participación de Juventudes. [post_title] => Jóvenes participarán de la encuesta nacional “En qué Perú queremos vivir” [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => jovenes-participaran-de-la-encuesta-nacional-en-que-peru-queremos-vivir [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-07-26 19:02:16 [post_modified_gmt] => 2018-07-27 00:02:16 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=blog&p=219091 [menu_order] => 0 [post_type] => blog [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [2] => Array ( [tipo] => blog [portfolio] => 105762 [blog] => WP_Post Object ( [ID] => 213421 [post_author] => 6 [post_date] => 2016-08-25 16:05:55 [post_date_gmt] => 2016-08-25 21:05:55 [post_content] =>

Los jóvenes son el futuro del país. Algunos de ellos estudian, otros solo trabajan, un buen grupo ni trabaja ni estudia y otro estudia y trabaja a la vez. Muchas personas en edad escolar o académica se insertan en el mercado laboral motivadas por factores personales, familiares, entre otros; este grupo son los llamados “SíSí”, es decir, jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian, todo lo contrario a los jóvenes que ni trabajan ni estudian denominados “NíNí”. 

Un reciente estudio del banco mundial revela que las cifras de los “NíNí” en la región son motivo de preocupación: 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan; sin embargo, Perú tiene uno de los más bajos porcentajes, lo cual no deja de ser un tema de especial interés. Datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2015 indican que 1.3 millones de peruanos entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan, de los cuales el 86% son “NíNíNí”; ni estudian, ni trabajan ni desean hacerlo, es decir, jóvenes desmotivados que carecen de oportunidades de mercado y que constituyen una importante masa laboral futura propensa a la delincuencia y a la inseguridad social. Lo preocupante en este segmento es que van en aumento al pasar de 16,5% en el 2010 a 19,3% en el 2015, lo cual puede traer consecuencias negativas en la productividad y el crecimiento económico de largo plazo.

Complicada situación de los SíSí en el mercado laboral

Si bien es pertinente monitorear el comportamiento y la evolución de los “NíNí”, también lo es para los jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es positivo el trabajo que realiza un joven, pues contribuye a la acumulación de experiencia y al bienestar de su familia, siempre y cuando no merme su salud y desarrollo personal. Si bien es deseable que un joven a temprana edad se dedique exclusivamente a estudiar, en la práctica muchos de ellos trabajan y estudian a la vez, lo cual no siempre es malo, puede tener efectos positivos cuando el trabajo es estable por un lapso de 20 horas semanales (Mortimer, 2010).

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha destacado la importancia de estudiar a los “SíSí” que representan una importante proporción de la fuerza laboral. Destacan a Perú como uno de los países con mayor proporción de “SíSí” en la región Latinoamericana. Pero, ¿Qué tanto sabemos de los jóvenes “SíSí”? ¿Vale la pena ser un “SíSí”? ¿En dónde están? ¿Qué hacen? ¿Tienen adecuadas condiciones laborales? ¿Cuáles son las perspectivas del futuro?

Datos de la ENAHO del 2015 revelan que en Perú existen 763 mil jóvenes entre 15 y 24 años que Sí trabajan y Sí estudian, de los cuales el 54,0% son hombres y el 46,0% son mujeres. Uno de cada dos “SíSí” tiene estudios secundarios, en mayoría provienen del área urbana y son solteros sin responsabilidades conyugales o carga familiar.

  • Se ocupan en actividades de baja productividad. Los “SíSí” se desempeñan, principalmente, en la agricultura y ganadería (25,6%), servicios no personales (24,4%) y comercio (20,9%), como agricultores, vendedores al por menor, empleados de oficina, artesanos y operarios.
  • Laboran en microempresas o para un familiar sin remuneración a cambio. Casi la tercera parte (32,3%) trabaja en pequeñas unidades productivas de 2 a 10 trabajadores y el 31,3% lo hace para un familiar sin recibir remuneración alguna. El sector público absorbe apenas al 2,7% y el resto se desempeña como independientes o en la mediana y gran empresa.
  • Perciben ingresos insuficientes. El 45,1% de los trabajadores “SíSí” gana por debajo de un sueldo mínimo (S/. 750 en el 2015), 31,6% no tiene ingresos pues labora para un familiar sin recibir una compensación monetaria y solo el 23,4% percibe ingresos por encima del ingreso mínimo vital. 
  • Tienen empleos de baja calidad. El 90,3% de los “SíSí” es informal con contratos de trabajo casi inexistentes: el 78,7% no tiene ningún contrato laboral formal y solo el 21,3% tiene algún contrato que mayoritariamente es a plazo fijo o en formación laboral juvenil.
  • Carecen de acceso a los servicios básicos de seguridad social. El 47,0% de los “SíSí” cuenta con un seguro de salud; sin embargo, un 32,2% no está afiliado a ningún seguro de salud. Peor es la situación en el tema previsional: el 86,6% no está afiliado a un sistema de pensiones.

En general, los “SíSí” en el mercado laboral peruano poseen empleos de mala calidad caracterizados por una baja cobertura en el acceso a los servicios de salud y pensiones con remuneraciones por debajo de un salario mínimo que van asociados a la existencia de una gran proporción de jóvenes con empleos informales en donde la mayoría labora sin contratos laborales.

Una posible explicación es que muchos “SíSí” carecen de habilidades necesarias para encontrar un empleo en el sector formal, por lo que en la mayoría de casos se refugian en puestos de trabajo temporales e inestables en el sector informal. A ello se suma la falta de experiencia laboral y la creciente brecha entre lo aprendido y lo que demandan las empresas. Frente a esta situación ¿Qué hacer?, no solo se requiere dotar de mayores incentivos, formación de habilidades (técnicas y blandas) adecuadas y generar oportunidades de mercado, sino también de mejorar las condiciones y la calidad de sus actuales puestos de trabajo para aprovechar mejor sus posibilidades de desarrollo económico y reducir la pobreza y la desigualdad.

Mayor participación laboral de los jóvenes en el futuro

Las perspectivas para los próximos años (hasta el 2050) revelan una tendencia creciente de la tasa de actividad de los jóvenes peruanos, es decir, un mayor porcentaje de jóvenes conformarían la oferta laboral en los siguientes treinta años. Estimaciones de la CEPAL revelan que la actividad de los jóvenes de 15 a 24 años pasaría de 57,0% en el 2010 a 63,2% en el 2050 y seria incluso muy superior a la participación de los adultos de 30 y más años de edad. 

Si en el presente no se implementan políticas adecuadas para revertir esta situación, se correría el riesgo de no aprovechar la oportunidad del bono demográfico. Por tal razón, impera la necesidad de una transformación en la relación educación-empleo que permita incrementar las oportunidades para los jóvenes basadas en un modelo de aprendizaje adecuado a las exigencias del mercado. El trabajo del futuro es cambiante y se requiere constantemente de una revisión y actualización de contenidos para mantenerse empleable en un mundo cada vez más competitivo.

Descarga el estudio de Los “NiNis” y los “SiSis”: una generación en riesgo

[post_title] => Más de un millón de jóvenes desmotivados para estudiar y trabajar, por Julio Pérez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => mas-de-un-millon-de-jovenes-desmotivados-para-estudiar-y-trabajar-por-julio-perez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-08-25 16:10:03 [post_modified_gmt] => 2016-08-25 21:10:03 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=articulos&p=213421 [menu_order] => 0 [post_type] => articulos [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [articulo] => WP_Post Object ( [ID] => 219093 [post_author] => 6 [post_date] => 2018-07-16 15:03:57 [post_date_gmt] => 2018-07-16 20:03:57 [post_content] => En el marco del trabajo que viene realizando el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) y el proyecto Glaciares+ se realizó el taller de presentación de las “Experiencias de investigación del Proyecto Glaciares”, que servirá como referente para la planificación del territorio a nivel nacional, regional y local. En la reunión participaron el equipo de expertos del proyecto Glaciares y los especialistas del Ceplan, tuvo como objetivo compartir los estudios sobre 1) Modelamiento hidrológico y escenarios climáticos de la cuenca del río Cañete y 2) Lagunas futuras frente al retroceso glaciar: Escenario de aparición de nuevas lagunas por pérdida de glaciares y del peligro que esto implica. Los expositores fueron la Coordinadora Nacional de Proyectos Glaciares, Karen Price; el especialista de SENAMHI, Wilson Suarez y los representantes de la Universidad de Zurich, Fabian Drenkhan y Randy Muñoz. Cabe destacar, que la puesta en práctica de los resultados de los estudios se puede visibilizar en la cuenca del río Cañete. Asimismo en el marco de intervención del proyecto y en coordinación con el SERNANP, se brindó orientación metodológica a los gobiernos locales de Carania, Huantan, Vitis, Huancaya, Tanta, Miraflores, Tomas y Laraos. En este proceso se desarrolló el ciclo de planeamiento estratégico para la mejora continua, en el cual se consideraron adicionalmente los enfoques de cambio climático y cuencas. En el contexto de los cambios de gestión en los gobiernos regionales y locales, el presidente del Ceplan, Javier Abugattás resaltó la importancia que tiene la difusión de los estudios y experiencias del proyecto Glaciares entre las autoridades con el fin de mantener actualizada la información sobre las buenas prácticas. Asimismo, se conoció que el proyecto Glaciares organizará para el 18 de julio el taller para la transferencia de estudios hidrológicos, dirigido a alcaldes de Lima, miembros de la Plataforma de Buena Gobernanza y especialistas en el tema. [post_title] => Ceplan participa en la asistencia técnica en la cuenca del Cañete [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => ceplan-participa-en-la-asistencia-tecnica-en-la-cuenca-del-canete [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-07-26 19:12:22 [post_modified_gmt] => 2018-07-27 00:12:22 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=blog&p=219093 [menu_order] => 0 [post_type] => blog [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [3] => Array ( [tipo] => blog [portfolio] => 105804 [blog] => WP_Post Object ( [ID] => 213421 [post_author] => 6 [post_date] => 2016-08-25 16:05:55 [post_date_gmt] => 2016-08-25 21:05:55 [post_content] =>

Los jóvenes son el futuro del país. Algunos de ellos estudian, otros solo trabajan, un buen grupo ni trabaja ni estudia y otro estudia y trabaja a la vez. Muchas personas en edad escolar o académica se insertan en el mercado laboral motivadas por factores personales, familiares, entre otros; este grupo son los llamados “SíSí”, es decir, jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian, todo lo contrario a los jóvenes que ni trabajan ni estudian denominados “NíNí”. 

Un reciente estudio del banco mundial revela que las cifras de los “NíNí” en la región son motivo de preocupación: 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan; sin embargo, Perú tiene uno de los más bajos porcentajes, lo cual no deja de ser un tema de especial interés. Datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2015 indican que 1.3 millones de peruanos entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan, de los cuales el 86% son “NíNíNí”; ni estudian, ni trabajan ni desean hacerlo, es decir, jóvenes desmotivados que carecen de oportunidades de mercado y que constituyen una importante masa laboral futura propensa a la delincuencia y a la inseguridad social. Lo preocupante en este segmento es que van en aumento al pasar de 16,5% en el 2010 a 19,3% en el 2015, lo cual puede traer consecuencias negativas en la productividad y el crecimiento económico de largo plazo.

Complicada situación de los SíSí en el mercado laboral

Si bien es pertinente monitorear el comportamiento y la evolución de los “NíNí”, también lo es para los jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es positivo el trabajo que realiza un joven, pues contribuye a la acumulación de experiencia y al bienestar de su familia, siempre y cuando no merme su salud y desarrollo personal. Si bien es deseable que un joven a temprana edad se dedique exclusivamente a estudiar, en la práctica muchos de ellos trabajan y estudian a la vez, lo cual no siempre es malo, puede tener efectos positivos cuando el trabajo es estable por un lapso de 20 horas semanales (Mortimer, 2010).

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha destacado la importancia de estudiar a los “SíSí” que representan una importante proporción de la fuerza laboral. Destacan a Perú como uno de los países con mayor proporción de “SíSí” en la región Latinoamericana. Pero, ¿Qué tanto sabemos de los jóvenes “SíSí”? ¿Vale la pena ser un “SíSí”? ¿En dónde están? ¿Qué hacen? ¿Tienen adecuadas condiciones laborales? ¿Cuáles son las perspectivas del futuro?

Datos de la ENAHO del 2015 revelan que en Perú existen 763 mil jóvenes entre 15 y 24 años que Sí trabajan y Sí estudian, de los cuales el 54,0% son hombres y el 46,0% son mujeres. Uno de cada dos “SíSí” tiene estudios secundarios, en mayoría provienen del área urbana y son solteros sin responsabilidades conyugales o carga familiar.

  • Se ocupan en actividades de baja productividad. Los “SíSí” se desempeñan, principalmente, en la agricultura y ganadería (25,6%), servicios no personales (24,4%) y comercio (20,9%), como agricultores, vendedores al por menor, empleados de oficina, artesanos y operarios.
  • Laboran en microempresas o para un familiar sin remuneración a cambio. Casi la tercera parte (32,3%) trabaja en pequeñas unidades productivas de 2 a 10 trabajadores y el 31,3% lo hace para un familiar sin recibir remuneración alguna. El sector público absorbe apenas al 2,7% y el resto se desempeña como independientes o en la mediana y gran empresa.
  • Perciben ingresos insuficientes. El 45,1% de los trabajadores “SíSí” gana por debajo de un sueldo mínimo (S/. 750 en el 2015), 31,6% no tiene ingresos pues labora para un familiar sin recibir una compensación monetaria y solo el 23,4% percibe ingresos por encima del ingreso mínimo vital. 
  • Tienen empleos de baja calidad. El 90,3% de los “SíSí” es informal con contratos de trabajo casi inexistentes: el 78,7% no tiene ningún contrato laboral formal y solo el 21,3% tiene algún contrato que mayoritariamente es a plazo fijo o en formación laboral juvenil.
  • Carecen de acceso a los servicios básicos de seguridad social. El 47,0% de los “SíSí” cuenta con un seguro de salud; sin embargo, un 32,2% no está afiliado a ningún seguro de salud. Peor es la situación en el tema previsional: el 86,6% no está afiliado a un sistema de pensiones.

En general, los “SíSí” en el mercado laboral peruano poseen empleos de mala calidad caracterizados por una baja cobertura en el acceso a los servicios de salud y pensiones con remuneraciones por debajo de un salario mínimo que van asociados a la existencia de una gran proporción de jóvenes con empleos informales en donde la mayoría labora sin contratos laborales.

Una posible explicación es que muchos “SíSí” carecen de habilidades necesarias para encontrar un empleo en el sector formal, por lo que en la mayoría de casos se refugian en puestos de trabajo temporales e inestables en el sector informal. A ello se suma la falta de experiencia laboral y la creciente brecha entre lo aprendido y lo que demandan las empresas. Frente a esta situación ¿Qué hacer?, no solo se requiere dotar de mayores incentivos, formación de habilidades (técnicas y blandas) adecuadas y generar oportunidades de mercado, sino también de mejorar las condiciones y la calidad de sus actuales puestos de trabajo para aprovechar mejor sus posibilidades de desarrollo económico y reducir la pobreza y la desigualdad.

Mayor participación laboral de los jóvenes en el futuro

Las perspectivas para los próximos años (hasta el 2050) revelan una tendencia creciente de la tasa de actividad de los jóvenes peruanos, es decir, un mayor porcentaje de jóvenes conformarían la oferta laboral en los siguientes treinta años. Estimaciones de la CEPAL revelan que la actividad de los jóvenes de 15 a 24 años pasaría de 57,0% en el 2010 a 63,2% en el 2050 y seria incluso muy superior a la participación de los adultos de 30 y más años de edad. 

Si en el presente no se implementan políticas adecuadas para revertir esta situación, se correría el riesgo de no aprovechar la oportunidad del bono demográfico. Por tal razón, impera la necesidad de una transformación en la relación educación-empleo que permita incrementar las oportunidades para los jóvenes basadas en un modelo de aprendizaje adecuado a las exigencias del mercado. El trabajo del futuro es cambiante y se requiere constantemente de una revisión y actualización de contenidos para mantenerse empleable en un mundo cada vez más competitivo.

Descarga el estudio de Los “NiNis” y los “SiSis”: una generación en riesgo

[post_title] => Más de un millón de jóvenes desmotivados para estudiar y trabajar, por Julio Pérez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => mas-de-un-millon-de-jovenes-desmotivados-para-estudiar-y-trabajar-por-julio-perez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-08-25 16:10:03 [post_modified_gmt] => 2016-08-25 21:10:03 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=articulos&p=213421 [menu_order] => 0 [post_type] => articulos [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [articulo] => WP_Post Object ( [ID] => 218773 [post_author] => 6 [post_date] => 2018-06-25 11:35:29 [post_date_gmt] => 2018-06-25 16:35:29 [post_content] => El Perú participó de la sexta Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas y el Caribe y suscribió la declaración de Cartagena, reafirmando su compromiso para lograr las metas y objetivos estipulados en el Marco de Sendai, plan mundial instituido para reducir el riesgo de desastres. Los ministros y jefes de delegaciones que asistieron a la reunión de Alto Nivel, realizada en Colombia del 20 al 22 de junio, afirmaron que los Estados miembros deben integrar la reducción del riesgo de desastres en todas las áreas para promover una región menos vulnerable y comunidades más resilientes. Del mismo modo, los funcionarios regionales explicaron que el objetivo es lograr que se considere a la reducción del riesgo de desastres, como una prioridad de las políticas públicas. Además realizaron un llamado a los países para que desarrollen y fortalezcan los planes y estrategias para la reducción del riesgo de desastres a nivel nacional y local. La declaración también reconoce el "impacto desproporcionado" que originan los desastres en las mujeres, las niñas, las personas con discapacidades y otros grupos vulnerables, al igual que la necesidad de aplicar un enfoque participativo para la reducción del riesgo de desastres, con el propósito de reducir los efectos sociales, económicos y psicológicos. Otro de los temas importantes que se plantearon en Cartagena fueron: prestarle apoyo a las comunidades indígenas cuando ocurran desastres e integrar su conocimiento tradicional en las actividades de socorro y ayuda, la necesidad de contar con un mayor grado de participación de las mujeres en las labores dirigidas a reducir el riesgo de desastres, junto con las necesidades de las personas con discapacidades. La representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, Mami Mizutori explicó que una gestión eficaz del riesgo requiere de un "enfoque inclusivo que abarque a toda la sociedad" y la ejecución de estrategias nacionales y locales que incluyan la puesta en funcionamiento de protocolos ensayados que sirvan para emitir alertas tempranas. "Nuestro enfoque debe centrarse en la gestión de riesgos que provocan estos eventos en lugar de la gestión de desastres. Esto significa que debemos abordar la pobreza, adaptarnos al cambio climático, gestionar de mejor forma el nivel y la calidad de la construcción en nuestras ciudades y pueblos, conservar los ecosistemas que nos protegen y fortalecer las capacidades institucionales", destacó Mizutori. En representación de Perú, el presidente del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan), Javier Abugattás enfatizó la importancia de asumir la implementación del Marco de Sendai bajo el proceso integral de la implementación de la Agenda 2030. Señaló que en el Perú el tratamiento de la Gestión por Riesgo de Desastres (GRD) está incluido en un proceso de mejora y alineamiento de las políticas y planes nacionales que busca la articulación de dichos instrumentos del Estado bajo el marco de la agenda global de desarrollo. En tal sentido, Abugattás precisó que en el Foro del Acuerdo Nacional, en 2010 se aprobó una política específica sobre GRD y se actualizó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, cuya implementación e impacto real en la vida diaria de las personas es un proceso en curso. “Queremos que las acciones de los 3 niveles de gobierno y de la sociedad en su conjunto alcancen resultados concretos en la protección de las personas”, señaló. En el marco de su política exterior, Abugattás reiteró que el Perú reconoce a la cooperación internacional como componente esencial que complementa los esfuerzos nacionales para reducir el riesgo de desastres. Asimismo, hizo un llamado para fortalecer el conocimiento de la realidad y la prevención con el fin de evitar las causas del desastre/riesgo. Finalmente, los ministros presentes acordaron que Jamaica será el país anfitrión de la próxima sesión de la Plataforma Regional, la cual se celebrará en 2020. Esta será la primera vez que este foro se celebra en el Caribe. Como se recuerda,  el año pasado las Américas y el Caribe aprobaron un plan de acción regional para alinear las estrategias locales, nacionales y regionales con el Marco de Sendai, adoptado por la comunidad internacional en 2015 para un período de 15 años. Cabe recordar que además de los representantes de los gobiernos locales y nacionales presentes, la Plataforma Regional reunió a cientos de participantes provenientes del sector privado y de la comunidad científica y académica, al igual que de pueblos indígenas, mujeres, jóvenes, adultos mayores y personas con discapacidades. [post_title] => Perú reafirma su compromiso para reducir el riesgo de desastres [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => peru-reafirma-su-compromiso-para-reducir-el-riesgo-de-desastres [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-07-04 11:37:58 [post_modified_gmt] => 2018-07-04 16:37:58 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=blog&p=218773 [menu_order] => 0 [post_type] => blog [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [4] => Array ( [tipo] => blog [portfolio] => [blog] => WP_Post Object ( [ID] => 213421 [post_author] => 6 [post_date] => 2016-08-25 16:05:55 [post_date_gmt] => 2016-08-25 21:05:55 [post_content] =>

Los jóvenes son el futuro del país. Algunos de ellos estudian, otros solo trabajan, un buen grupo ni trabaja ni estudia y otro estudia y trabaja a la vez. Muchas personas en edad escolar o académica se insertan en el mercado laboral motivadas por factores personales, familiares, entre otros; este grupo son los llamados “SíSí”, es decir, jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian, todo lo contrario a los jóvenes que ni trabajan ni estudian denominados “NíNí”. 

Un reciente estudio del banco mundial revela que las cifras de los “NíNí” en la región son motivo de preocupación: 20 millones de jóvenes de entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan; sin embargo, Perú tiene uno de los más bajos porcentajes, lo cual no deja de ser un tema de especial interés. Datos de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2015 indican que 1.3 millones de peruanos entre 15 y 24 años no estudian ni trabajan, de los cuales el 86% son “NíNíNí”; ni estudian, ni trabajan ni desean hacerlo, es decir, jóvenes desmotivados que carecen de oportunidades de mercado y que constituyen una importante masa laboral futura propensa a la delincuencia y a la inseguridad social. Lo preocupante en este segmento es que van en aumento al pasar de 16,5% en el 2010 a 19,3% en el 2015, lo cual puede traer consecuencias negativas en la productividad y el crecimiento económico de largo plazo.

Complicada situación de los SíSí en el mercado laboral

Si bien es pertinente monitorear el comportamiento y la evolución de los “NíNí”, también lo es para los jóvenes que Sí trabajan y Sí estudian. Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es positivo el trabajo que realiza un joven, pues contribuye a la acumulación de experiencia y al bienestar de su familia, siempre y cuando no merme su salud y desarrollo personal. Si bien es deseable que un joven a temprana edad se dedique exclusivamente a estudiar, en la práctica muchos de ellos trabajan y estudian a la vez, lo cual no siempre es malo, puede tener efectos positivos cuando el trabajo es estable por un lapso de 20 horas semanales (Mortimer, 2010).

Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha destacado la importancia de estudiar a los “SíSí” que representan una importante proporción de la fuerza laboral. Destacan a Perú como uno de los países con mayor proporción de “SíSí” en la región Latinoamericana. Pero, ¿Qué tanto sabemos de los jóvenes “SíSí”? ¿Vale la pena ser un “SíSí”? ¿En dónde están? ¿Qué hacen? ¿Tienen adecuadas condiciones laborales? ¿Cuáles son las perspectivas del futuro?

Datos de la ENAHO del 2015 revelan que en Perú existen 763 mil jóvenes entre 15 y 24 años que Sí trabajan y Sí estudian, de los cuales el 54,0% son hombres y el 46,0% son mujeres. Uno de cada dos “SíSí” tiene estudios secundarios, en mayoría provienen del área urbana y son solteros sin responsabilidades conyugales o carga familiar.

  • Se ocupan en actividades de baja productividad. Los “SíSí” se desempeñan, principalmente, en la agricultura y ganadería (25,6%), servicios no personales (24,4%) y comercio (20,9%), como agricultores, vendedores al por menor, empleados de oficina, artesanos y operarios.
  • Laboran en microempresas o para un familiar sin remuneración a cambio. Casi la tercera parte (32,3%) trabaja en pequeñas unidades productivas de 2 a 10 trabajadores y el 31,3% lo hace para un familiar sin recibir remuneración alguna. El sector público absorbe apenas al 2,7% y el resto se desempeña como independientes o en la mediana y gran empresa.
  • Perciben ingresos insuficientes. El 45,1% de los trabajadores “SíSí” gana por debajo de un sueldo mínimo (S/. 750 en el 2015), 31,6% no tiene ingresos pues labora para un familiar sin recibir una compensación monetaria y solo el 23,4% percibe ingresos por encima del ingreso mínimo vital. 
  • Tienen empleos de baja calidad. El 90,3% de los “SíSí” es informal con contratos de trabajo casi inexistentes: el 78,7% no tiene ningún contrato laboral formal y solo el 21,3% tiene algún contrato que mayoritariamente es a plazo fijo o en formación laboral juvenil.
  • Carecen de acceso a los servicios básicos de seguridad social. El 47,0% de los “SíSí” cuenta con un seguro de salud; sin embargo, un 32,2% no está afiliado a ningún seguro de salud. Peor es la situación en el tema previsional: el 86,6% no está afiliado a un sistema de pensiones.

En general, los “SíSí” en el mercado laboral peruano poseen empleos de mala calidad caracterizados por una baja cobertura en el acceso a los servicios de salud y pensiones con remuneraciones por debajo de un salario mínimo que van asociados a la existencia de una gran proporción de jóvenes con empleos informales en donde la mayoría labora sin contratos laborales.

Una posible explicación es que muchos “SíSí” carecen de habilidades necesarias para encontrar un empleo en el sector formal, por lo que en la mayoría de casos se refugian en puestos de trabajo temporales e inestables en el sector informal. A ello se suma la falta de experiencia laboral y la creciente brecha entre lo aprendido y lo que demandan las empresas. Frente a esta situación ¿Qué hacer?, no solo se requiere dotar de mayores incentivos, formación de habilidades (técnicas y blandas) adecuadas y generar oportunidades de mercado, sino también de mejorar las condiciones y la calidad de sus actuales puestos de trabajo para aprovechar mejor sus posibilidades de desarrollo económico y reducir la pobreza y la desigualdad.

Mayor participación laboral de los jóvenes en el futuro

Las perspectivas para los próximos años (hasta el 2050) revelan una tendencia creciente de la tasa de actividad de los jóvenes peruanos, es decir, un mayor porcentaje de jóvenes conformarían la oferta laboral en los siguientes treinta años. Estimaciones de la CEPAL revelan que la actividad de los jóvenes de 15 a 24 años pasaría de 57,0% en el 2010 a 63,2% en el 2050 y seria incluso muy superior a la participación de los adultos de 30 y más años de edad. 

Si en el presente no se implementan políticas adecuadas para revertir esta situación, se correría el riesgo de no aprovechar la oportunidad del bono demográfico. Por tal razón, impera la necesidad de una transformación en la relación educación-empleo que permita incrementar las oportunidades para los jóvenes basadas en un modelo de aprendizaje adecuado a las exigencias del mercado. El trabajo del futuro es cambiante y se requiere constantemente de una revisión y actualización de contenidos para mantenerse empleable en un mundo cada vez más competitivo.

Descarga el estudio de Los “NiNis” y los “SiSis”: una generación en riesgo

[post_title] => Más de un millón de jóvenes desmotivados para estudiar y trabajar, por Julio Pérez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => mas-de-un-millon-de-jovenes-desmotivados-para-estudiar-y-trabajar-por-julio-perez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-08-25 16:10:03 [post_modified_gmt] => 2016-08-25 21:10:03 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=articulos&p=213421 [menu_order] => 0 [post_type] => articulos [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [articulo] => WP_Post Object ( [ID] => 218725 [post_author] => 6 [post_date] => 2018-06-13 12:40:41 [post_date_gmt] => 2018-06-13 17:40:41 [post_content] => El presidente del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan), Javier Abugattás, resaltó durante su participación en el panel "Igualdad de oportunidades, ¿sin tributar? Más inversión para la educación pública", el compromiso del Perú para alinear políticas fiscales y los objetivos de desarrollo integrados a la Agenda 2030. Para ello, indicó que se debe hacer un enorme trabajo de reconocimiento de la realidad en cada zona. En este encuentro organizado por la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE), Abugattás Fatule informó acerca del proceso participativo para la construcción de la visión concertada de futuro de país al 2030, detallando la propuesta de imagen elaborada por Ceplan , la cual busca lograr un Perú con mayor potencial, sostenible, próspero, pacífico y unido. Asimismo, anunció que la sociedad civil participa activamente en la difusión de la Pre Imagen 2030 a través de espacios de diálogo, como el Foro del Acuerdo Nacional y la Mesa de Concertación y Lucha contra la Pobreza (MCLCP), las universidades, entre otros. El evento que tuvo como panelistas a Magaly Robalino (UNESCO Perú), Walter Twanama (Foro Educativo), Hugo Ñopo (GRADE) y Adrián Falco, secretario técnico de la Red de Justicia Tributaria de América Latina y El Caribe (RJFLAC), se presentaron avances de investigaciones sobre temas como presupuesto público, tributación y el derecho a la educación, en el marco del compromiso del Estado con la Agenda Educación 2030 y, en particular sobre N° 4 Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS). La representante de la UNESCO, Magaly Robalino, sostuvo que los países de la región tienen el desafío de adaptar o interconectar de forma integral las agendas de educación al resto de áreas. En ese sentido, resaltó tres principios importantes que se deben resaltar: Universalidad, Integralidad y que nadie se quede atrás. “Se debe fortalecer los sistemas y espacios de  recopilación de datos y monitoreo de las metas a nivel regional y nacional.  Además de formar alianzas entre centros de formación para generar intercambio de conocimientos dentro del país, la región y a nivel global”, recomendó. De otro lado, Walter Twanama señaló que el país que más invierte más obtiene en educación. En tal sentido, para lograr ciertos niveles de logros en educación. “Requerimos duplicar el presupuesto actual de educación por varios años y varias medidas a tomar”. Luego, el economista Hugo Ñopo del centro de investigación GRADE, propuso sincerar la meta establecida para el sector educación, fijando una realista con hitos de corto, mediano y largo plazo. “Hoy gastamos 3.7% del PBI en la educación. Movernos del 3.7% al 6% es imposible en un mediano plazo. Debemos saber a dónde queremos llegar y por qué es que queremos llegar a tal o cual meta”, afirmó. En este contexto, el investigador  expresó que se requiere más  inversión y mejorar la formación de capital humano. “Somos uno de los países que menos invierte en la educación. Por ejemplo, el Perú destina al año 1,100 dólares por estudiante en la educación básica regular, mientras que Colombia presupuesta 2,200 y Chile, 3,500 por alumno. Estamos demasiado rezagados en esa inversión educativa, necesitamos invertir más”, sentenció. Asimismo, Ñopo manifestó que el atraso en la educación, también genera otro círculo vicioso de bajos salarios, escasas habilidades y poca capacidad para enseñar. “Hay que quebrar ese círculo vicioso y para hacerlo se necesita dos cosas: mejorar los salarios y las condiciones laborales, pero esto tiene que venir de la mano con una exigencia más alta, estándares más elevados para los profesores”, enfatizó. Con la realización del panel que contó con el apoyo de la UNESCO, el Grupo Nacional de Presupuesto Público, la Red de Justicia Fiscal de América Latina y El Caribe y la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos, la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación, inicia la discusión para la mejora de la recaudación fiscal con el objetivo de lograr una educación de calidad, equitativa e inclusiva para todos y todas a lo largo de la vida. De esta forma, el evento realizado se une a la Campaña Mundial "Financiemos el Futuro. ¡Educación ya!" y también al movimiento mundial "Paguen lo Justo" de la Red Global de Justicia Tributaria. [post_title] => Panel de expertos hablan de los desafíos que tiene la Educación [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => panel-de-expertos-hablan-de-los-desafios-que-tiene-la-educacion [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-06-26 12:47:17 [post_modified_gmt] => 2018-06-26 17:47:17 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=blog&p=218725 [menu_order] => 0 [post_type] => blog [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [5] => Array ( [tipo] => blog [portfolio] => [blog] => [articulo] => WP_Post Object ( [ID] => 218458 [post_author] => 44 [post_date] => 2018-05-30 18:01:07 [post_date_gmt] => 2018-05-30 23:01:07 [post_content] => [vc_row][vc_column][vc_column_text]En el nuevo proceso de orientación del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) las organizaciones políticas a nivel nacional que participarán en las elecciones regionales y municipales en el mes de octubre, recibirán capacitaciones para la inscripción adecuada de candidatos y elaboración de sus planes de gobierno. En ese sentido, el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) brindará asistencia técnica orientada a facilitar herramientas y conocimientos necesarios para que las organizaciones políticas formulen de mejor manera sus planes de gobierno. Asimismo, los participantes, como parte del proceso de conocimiento integral de la realidad del Ciclo de Planeamiento Estratégico, revisarán la información de brechas de acceso a servicios a nivel departamental, provincial y distrital en funciones priorizadas como; salud, educación, transporte, saneamiento, y vivienda y desarrollo urbano. Estas brechas permitirán comprender cómo viven las personas en sus territorios, sus medios de vida y su nivel de bienestar; y a partir de ello, poder diseñar intervenciones reflejados en políticas y planes que permitan identificar las necesidades reales de la población y aprovechar las oportunidades. Estas capacitaciones estarán a cargo los profesionales del programa Voto Informado, coordinadores de Acciones Educativas del JNE y de los especialistas del Ceplan (residentes en cada departamento), y colaboradores del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP). Cabe destacar, que los temas a tratar están referidos a democracia interna e inscripción de candidaturas, elaboración de planes de gobierno, el cronograma electoral, la normativa vigente, las cuotas electorales con enfoque inclusivo y la improcedencia de inscripción ante posibles tachas o renuncias.
Las políticas y planes al servicio de las personas Javier Abugattás, Presidente del Ceplan
El Estado al servicio de las personas Bruno Barletti, Director Ejecutivo del Ceplan [/vc_column_text][vc_btn title="Revisa la información sobre brechas territoriales" color="green" link="url:https%3A%2F%2Fwww.ceplan.gob.pe%2Finformacion-de-brechas-territoriales%2F||target:%20_blank|"][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1527800513126{padding-left: 135px !important;}"][vc_column][vc_empty_space][vc_message icon_fontawesome="fa fa-book"]

Paquete de normas relevantes en materia de políticas y planes:

[/vc_message][/vc_column][/vc_row] [post_title] => Inician talleres para la elaboración de planes de gobierno [post_excerpt] => En el nuevo proceso de orientación del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) las organizaciones políticas a nivel nacional que participarán en las elecciones regionales y municipales en el mes de octubre, recibirán capacitaciones para la inscripción adecuada de candidatos y elaboración de sus planes de gobierno. [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => inician-talleres-para-la-elaboracion-de-planes-de-gobierno [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-06-11 17:07:50 [post_modified_gmt] => 2018-06-11 22:07:50 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.ceplan.gob.pe/?post_type=blog&p=218458 [menu_order] => 0 [post_type] => blog [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) )

Elecciones 2018

18

julio
Seminarios
Desarrollo y competitividad en el Perú....

15

julio
Foros del Futuro
XX Foro del futuro: “Sector energía en el...

21

marzo
Conferencias
Presentación Plataforma de apoyo a Sectores...

11

noviembre
Foros del Futuro
XIX Foro del Futuro: La Integración...

09

septiembre
Talleres
Insumos para los Planes de Gobierno. Hacia una...

03

septiembre
Seminarios
I Seminario de Planeamiento Estratégico con...

15

agosto
Conferencias
Perú puede convertirse en el hub de...

03

septiembre
Conferencias
Pre-publicación de los documentos de trabajo

03

septiembre
Foros del Futuro
XVIII Foro del Futuro: Los Trabajos del Futuro...

03

septiembre
Foros del Futuro
Descarga la publicación Perú: País OCDE...

03

septiembre
Conferencias
Logros del Ceplan en el 2014...

03

septiembre
Seminarios
Modelo International Futures (IFs):...

03

septiembre
Foros del Futuro
XVII Foro del Futuro: La Mujer en el Desarrollo y

11

noviembre
Seminarios
“II Seminario Internacional de...

31

octubre
Seminarios
“El Futuro de las Relaciones...

05

noviembre
Seminarios
XXV Seminario Anual 2014 “Jóvenes Peruanos

31

octubre
Seminarios
XI Prospecta 2014: Seminario Internacional de

07

octubre
Seminarios
Presentación del Documento “El Perú en los

03

septiembre
Foros del Futuro
XVI Foro del Futuro: El Futuro del Mar Peruano...

15

febrero
Seminarios
I Seminario Internacional de Gestión...

03

septiembre
Foros del Futuro
XV Foro del Futuro: Inclusión Financiera...

05

agosto
Foros del Futuro
XIV Foro del Futuro: El Futuro de las Industrias

16

julio
Foros del Futuro
XIII Foro del Futuro: El Futuro del Turismo en el

07

abril
Foros del Futuro
XII Foro del Futuro: América Latina:...

15

noviembre
Foros del Futuro
Foro del Futuro X: Tercera Revolución...

07

noviembre
Foros del Futuro
Foro del Futuro IX: Ciudades Sostenibles...

Seminarios
El rol de Kiet en la industrialización coreana

29

agosto
Foros del Futuro
Foro del Futuro VIII “Riesgos y...

20

junio
Foros del Futuro
Foro del Futuro VII: “El Futuro de las...

23

mayo
Foros del Futuro
Foro del Futuro VI: “El futuro de la Salud”...

Blog

Suscribete

Vídeos   >

Alcances y objetivos de la XV Conferenci

[Parte 2] XV Confere
Panel 1: Planificación multinivel del d

[Parte 3] XV Confere
Panel 2: Estrategias para incidir en la

[Parte 4] XV Confere
Panel 3: Fortalecimiento de las capacida

[Parte 5] XV Confere
Presentación de Javier Abugattás, pres

Perú: Exposición d
Entrevista al Presidente del Ceplan, Jav

Entrevista al presid
Entrevista en TVPERU al presidente del C

Entrevista al Presid
Ceplan y 13 ministerios integran el Grup

Ceplan integra Grupo
El Ceplan se presentó a la Comisión Es

Exposición de avanc
Javier Abugattás Fatule, Presidente del

Informe RPP sobre Li
Entrevita de Gestion.pe a Javier Abugatt

Ceplan e INEI fijan
Nota realizada por el portal Gestion.pe

"Perú al 2030 Cepla
Entrevista realizada en el programa Voz

Entrevista al Pdte.
Presidente del Ceplan, Javier Abugattás

Javier Abugattás, P
Martha Vicente, Coordinadora en Planeami

InterCLIMA 2016: com
Álvaro Velezmoro, Director Nacional de

InterCLIMA 2016: com
El distrito de Ccorca es uno de los ocho

David Quispe Orozco,
Javier Abugattás, Presidente del Ceplan

Inauguración Primer
El Presidente de la República del Perú

Presentación Oficia
Más información en nuestra página web

El 90,3% de los “S
This video is private.

Private video
Informe especial de RPP el 19 DIC 2016

Perú Busca ser un p
Informe especial de TvPerú Noticias 191

Perú redujo la pobr
Diseño optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox 47.0.1+