Plan Estratégico de Desarrollo Nacional Actualizado Perú hacia el 2021 – Documento preliminar

Plan Estratégico de Desarrollo Nacional Actualizado Perú hacia el 2021 – Documento preliminar


El: 18 abril, 2015

Vistas: 1296

DESCARGA EL DOCUMENTO AQUÍ

DESCARGA LA Guía Metodológica del Proceso de Actualización del Plan Estratégico de Desarrollo Nacional Peru hacia el 2021AQUÍ

El 2021 no solo marcará el segundo centenario de la independencia del Perú, puede ser también el año del ascenso del Perú al grupo de países de alto desarrollo humano, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico – OCDE. Para entonces, podremos exhibir orgullosos una trayectoria de crecimiento económico sostenido e inclusivo, habiendo mostrado 30 años de crecimiento del PBI a una tasa anual promedio del seis por ciento, con una estructura productiva más diversificada y una economía más competitiva, gracias a las mejoras en capital humano (fruto de efectivas reformas en educación y salud) así como los avances en la infraestructura (transporte, tecnologías de la información, comunicaciones, energía, saneamiento y servicios básicos) los que harán posible que muchos más peruanos se incorporen a los mercados nacionales e internacionales, dejando para siempre la pobreza y que así se haga realidad una autentica inclusión social.

Ciertamente, hacia el 2021, el Perú no habrá eliminado la pobreza, pero la habrá reducido significativamente, y la pobreza extrema –para todo efecto práctico– será una cosa del pasado. Seguiremos siendo un país con desigualdad, pero seremos mucho más inclusivo que en la actualidad. Debido al peso de la historia, las diferencias entre lo urbano y lo rural persistirán, principalmente en materia de servicios básicos como salud y educación, agua y saneamiento, electricidad, pero sus devastadores efectos serán mucho menores que en aquellas “décadas perdidas” de fines del siglo XX, gracias a la acción de un Estado que entiende a cabalidad su papel en la búsqueda de la justicia social.

Hacia el 2021, los peruanos tendremos más oportunidades, producto de una sociedad que abraza la globalización y el cambio tecnológico con un sentimiento de genuina emoción.

La economía peruana mostrará una mayor diversificación productiva que se habrá potenciado gracias al incremento de las capacidades cognitivas, productivas e innovadoras de su gente y no sólo a partir de su stock de recursos naturales (como los provenientes de su minería, su biodiversidad y su riqueza bioclimática) los que, por su vulnerabilidad o reducida complejidad productiva, pudieron haber retenido al país en la llamada “trampa de los ingresos medios”.

La implementación de la estrategia nacional para el desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación “Crear para Crecer” habrá empezado a dar frutos al articular los resultados de la investigación con el sector productivo, al incrementar el número de investigadores y profesionales debidamente calificados, al mejorar los niveles de calidad de los centros de investigación y generar nuevos incentivos para la innovación.

Las políticas de educación y la salud, articuladas con el Plan Nacional de Diversificación Productiva (PNDP) habrán empezado a constituirse en los motores de un crecimiento sostenido, sustentable e inclusivo. En el 2021, el 100% de los peruanos contará con la cobertura de un seguro de salud y la inversión en educación habrá alcanzado el 6% del PBI, llegando a la meta planteada por el Acuerdo Nacional en el 2002, lo que sumado a las reformas emprendidas por el actual gobierno en la revalorización de la carrera docente, la inversión en infraestructura educativa, la mejora en la calidad de aprendizajes, la modernización de la gestión y la política nacional de enseñanza del inglés contribuirán a mejorar el capital humano. Por otro lado, el Plan Nacional de Diversificación Productiva habrá contribuido a ampliar la canasta exportadora de la economía, al adecuar y simplificar las regulaciones, así como al incrementar la productividad de la economía y reducir su heterogeneidad en el ámbito territorial.

Nuestra vocación exportadora se verá recompensada por su integración a cadenas de mayor valor agregado, gracias al aprovechamiento inteligente de los acuerdos comerciales que el Perú habrá firmado y negociado con las principales economías del mundo.
El Mercado Integrado de América Latina (MILA) será para entonces una vibrante realidad.

La Alianza del Pacífico será el corredor principal de nuestra relación exportadora con la principal zona económica del mundo: el Asia-Pacífico y el MILA se habrá convertido en la plataforma principal de nuestro mercado de valores.

Al 2021, las brechas en infraestructura entre lo que necesitamos para impulsar al máximo nuestra capacidad productiva y lo que tendremos  –producto de un masivo programa de inversiones– seguirán siendo significativas, pero con una clara tendencia a reducirse gracias a la inversión pública y privada, potenciadas mediante las asociaciones público-privadas, sobre todo en materia de logística para la producción, así como en la construcción de infraestructura social y productiva.

El esfuerzo de concertación de los diversos sectores políticos, sociales, empresariales, laborales y académicos, tanto del sector público, privado y de la sociedad civil en la preparación de este Plan Estratégico Nacional de Desarrollo pueden darnos una señal de los avances que el país puede conseguir en materia de desarrollo institucional y democrático cuando se anteponen los intereses del país.

Y es que a pesar de todas las debilidades y desafíos que enfrentaremos como país, en el análisis final, hacia el 2021 el camino recorrido habrá sido –para la inmensa mayoría de peruanas y peruanos– significativamente positivo en todos los ámbitos temáticos del desarrollo, porque habremos conseguido hacer realidad ese país más justo, moderno, competitivo y democrático con el que todos soñamos.

Carlos Anderson Ramírez
Presidente del Consejo Directivo CEPLAN (2013-2015)

 

Descargar aquí